Seguidores

jueves, 2 de diciembre de 2010

Aprende a dejar que las cosas te duelan un poco, no te alejes cuando la piel comience a sangrar. Es necesario que aguantes, aunque sientas que el cuerpo se corrompe en mil pedazos, que los órganos se vuelven pequeños y que los pulmones se achican tantísimo que eres incapaz de sostener la respiración. Aguanta. Aprende a dejar que las cosas pasen, que cada momento tenga su momento y que cada persona sea esa persona y no otra. No te obsesiones con ser de una manera cuando resultas ser todo lo contrario, no quieras acoger un estilo de vida que no te pertenece, no robes sonrisas para incrustártela en la cara los días menos grises. No tengas prisa por llegar antes que el contrario, intenta llegar mejor, intenta no abandonarte a mitad del camino y piensa que puedes perder y puedes ganar, a partes iguales, y que tan sólo de ti depende cómo acaba el juego. Espera. Sé paciente.Aprende a expresarte. No coloques un muro entre tu mente y la boca, abre la puerta rápido pero con cuidado y di siempre lo que pienses en todo momento, ya sea malo o bueno, de la mejor manera que sepas. Siempre habrá tiempo para rectificar, pero no siempre tendrás tiempo de equivocarte. Equivócate una y mil veces, las que sean necesarias para encontrarte. Reencuéntrate contigo y deja un sitio al lado para que los demás puedan descubrirte. Deja que te descubran.Aprende a querer. No a querer a una persona en concreto, ni a dos, ni a tres. Aprende a quererte a ti, a tí con todo. E intenta cambiar las cosas que no te agradan para poder quererte un poco más. Acércate a ti. Aprende a estar lo más cerca posible de ti mismo, porque sólo así conseguirás que los demás quieran aproximarse a tu cuerpo, a tu persona. Quiere la vida, quiere las cosas pequeñas, y las cosas grandes también. Quiérelo todo, aún cuando sientas que no tienes nada, quiere esa nada. Ama.Aprende a vivir en dosis pequeñas pero con frecuencia, de manera casi ininterrumpida. La vida conocida sólo es una, y hoy ya te queda un día menos para hacer todo lo que quieres hacer, para ser todo lo que quieres ser. Vive hoy y ahora. Y vive tú. No dejes que viva por ti el de al lado, porque si una cosa sé es que nadie jamás vivirá mejor por ti que tú mismo. Vivir es lo mejor que debes saber hacer. Es tu único trabajo, en lo único en lo que tienes que alcanzar la nota máxima porque no habrá segundas oportunidades. Vive. Vive como si fuera el último verbo factible en el mundo.VIVE...

No hay comentarios:

Publicar un comentario